Pages Menu
TwitterRssFacebookLinkedIn Yago GonzálezGPlus Yago GonzálezPinterest Yago González
Categories Menu

Posted by on 18 ene, 2014 in Productividad | 6 comments

¿Es productivo desconectar del trabajo?

¿Es productivo desconectar?

¿Es productivo desconectar?

Seguro que si hacemos esta pregunta a un grupo de personas, un altísimo porcentaje responde que sí, que desconectar del trabajo y de nuestras tareas nos ayuda a retomarlas con más fuerza después. Ésta es la postura que Carlos Bravo sostiene en este artículo de su bastante recomendable blog, comentando que él sale a correr y que esto le ayuda rendir más después. Víctor Martín, otro gran blogger, también medita y hace deporte a diario, como podéis leer en este otro post. En esta misma línea podéis leer artículos de psicólogos/as como éste, donde explican las causas del estrés laboral y como combatirlo. Y sin embargo a mí me surgen algunas dudas.

Todo esto viene porque ultimando unas buenas vacaciones (con un increíble viaje a París incluido), he vuelto al gimnasio tras 5 meses de ausencia. Las sensaciones que he tenido son encontradas. Por un lado me encanta hacer deporte y es cierto que cuando llevo un tiempo sin practicarlo lo echo de menos, pero sin embargo , me he pasado  todo el tiempo que ha durado la sesión (una hora escasa, hay que empezar poco a poco ;P ) pensando en la serie de cosas que tenía anotadas para hacer y no he podido realizar en estos días. La consecuencia es un sentimiento positivo – seguramente provocado por las endorfinas liberadas por hacer deporte – mezclado con un poco de frustración por todas las cosas que pretendía hacer durante este tiempo y no he podido.

Y esto no es algo puntual, ya que excepto cuando practico deportes de equipo como el fútbol, si corro, nado, cojo la bici, hago pilates o voy al gimnasio, muchas veces acabo con esta misma mezcla de sensaciones y lo mismo ocurre cuando estoy realizando otras actividades como ver una película o dar un paseo. Además, para más inri, es en estos momentos cuando se me ocurren soluciones a los problemas derivados del trabajo de la oficina o de proyectos personales y es cuando aprovecho además para organizar mis tareas. Es evidente que esto no es desconectar pero en mi caso resulta ser muy productivo. ¿Debería abandonar esta costumbre y evitar pensar en el trabajo cuando estoy “desconectando”? En un mundo ideal donde puedes tener un buen trabajo bien remunerado trabajando “sólo” 40 horas semanales, dormir tus 8 horas diarias y practicar todas tus aficiones en tu tiempo libre pues probablemente sí, pero por lo menos en mi situación esto no es factible, ni a corto ni a medio plazo, a no ser que la duración de los días crezca y alcance las 27 o 28 horas.

No creáis que no lo he intentado. El año pasado me fui de vacaciones al extranjero, a un remoto pueblo que no tenía Internet y sin contratar roaming (las abusivas tarifas de Jazztel tuvieron buena culpa de ello). Por supuesto avisé en la oficina, pero esto no fue óbice para que cuando volví, el trabajo acumulado en mi ausencia y las decisiones a tomar en un corto plazo de tiempo sobrepasaran con mucho el beneficio de la “carga de baterías” que se supone provoca la desconexión. Se podría achacar que yo era un caso típico de estrés postvacacional, e igual es cierto, pero el caso es que desde entonces no lo he vuelto a repetir, ya que en mi caso revisar el correo una vez al día y decidir si contestar o no algún mensaje durante las vacaciones hace que la vuelta al trabajo sea mucho, pero mucho más suave.

Evidentemente no pretendo generalizar mi postura, sólo exponer la idea de que en ocasiones, esta desconexión tan demandada por profesionales y trabajadores puede no ser tan productiva como se nos intenta hacer ver. Además, hay que tener en cuenta que la mayoría de estas posturas “pro-desconexión” dan por hecho que nuestro trabajo nos genera estrés y tensiones. Esto es cierto en mayor o menor medida, pero a mi parecer hay tres cuestiones que no siempre se tienen en cuenta y que son muy pertinentes:

  • No todo el mundo tolera igual los mismos niveles de estrés
  • No todos los trabajos generan la misma cantidad de tensión que tendrá que ser “descargada” por los trabajadores
  • Hay gente que disfruta trabajando y que lo echa de menos cuando pasa un tiempo, por el motivo que sea, sin realizarlo. En este caso sería la propia desconexión la que estaría generando tensión y malestar en la persona, ¿curioso verdad?

Con todo esto, lo que vengo a decir es que todos somos diferentes, y que lo mismo que hay personas que rinden más trabajando en una oficina de día, otras trabajan mejor desde su casa por la noche, unas necesitan una desconexión total al acabar su turno para empezar con las pilas cargadas al día siguiente y otras prefieren seguir pensando y organizando su próxima jornada cuando llegan a casa. No nos sintamos mal por no desconectar, si esto no interfiere con el resto de facetas de nuestra vida, no hay nada de malo en ello.

PD: Leer una buena novela sí que me provoca esta desconexión y es algo que agradezco, pese a que muchas veces lo considere un “placer culpable” ; )

Yago González
Diseño, Analítica, Ecommerce, Marketing Online, Tecnología y sobre todo Internet. Estos son los campos en los que me muevo día a día, tratando de adaptarme a sus continuos cambios, aprendiendo y enseñado cada día.

Yago González – who has written posts on Diseño, marketing, tecnología: el blog de Yago González.


6 Comments

  1. Buenos días Yago,

    Me parece que has llegado a una reflexión profunda y bastante interesante. Estoy de acuerdo contigo cuando dices que no todo el mundo tolera igual los mismos niveles de estrés, no todos los trabajos generan la misma cantidad de tensión y hay gente que disfruta trabajando.

    Sin embargo, creo te has centrado en una idea concreta: ¿Cómo se trabaja mejor haciendo periodos de descanso o sin ellos?. Lógicamente, cualquiera de las dos opciones que se elija tendrían sus pros y sus contras. Para empezar me gustaría aclarar, que cuando los profesionales de la psicología (como es mi caso) recomendamos desconectar del trabajo, de vez en cuando, hay que tener cuidado con lo que entendemos por el término “desconexión”, ya que cuando hablamos de ello, lo que pretendemos es que se hagan descansos de minutos, horas o algunos días. Con dos objetivos, uno de ellos, el de distanciarnos del campo laboral, a modo de enfriamiento, para refrescar nuestra mente y ser capaces de ver las mismas ideas desde otra perspectiva diferente. El otro objetivo sería el poder ocuparnos de otras áreas de nuestra vida personal, social, familiar, ocio y otras obligaciones, todas ellas no menos importante que el trabajo. Pero claro, hay que tener cuidado con la desconexión que solemos hacer, porque si alargamos el periodo de descanso más de la cuenta, podemos encontrarnos con consecuencias perjudiciales para nosotros cuando volvamos a reincorporarnos al trabajo, como tu bien explicas, como encontrarnos miles de emails sin responder, multitud de tareas acumuladas, podemos correr el riesgo de transmitir informalidad, poca seriedad y dependiendo del trabajo de cada uno, podemos encontrarnos muchos inconvenientes más.

    En mi trabajo he tenido experiencias relacionadas con este tema bastante interesantes, y es que, después de varias sesiones de terapia de desarrollo personal, me he dado cuenta de cómo algunos pacientes a la hora de realizar una gráfica sobre cómo ven ellos sus vidas, teniendo en cuenta todos los aspectos que la forman (campo sentimental, social, familiar, ocio, laboral, etc.) se veían planos en todos estos campos menos en el laboral, en el cual dibujaban un pico altísimo. Es como si sólo se hubieran centrado en el área laboral durante gran parte de sus vidas y hubieran descuidado los demás campos. Los pacientes no sabían por qué, pero sentían una sensación de vacío que podría significar una de las razones por las qué comenzar una terapia de crecimiento personal.

    Con esto quiero decirte, que claro que cada persona es distinta, no todo el mundo necesita lo mismo, y ante la misma situación no todas las personas reaccionan de la misma manera. Pero parece ser que todos tenemos algo en común y es que tenemos que sentirnos llenos y satisfechos en todas las áreas de nuestra vida, aunque no llegue a haber un equilibrio entre ellas, aunque haya algunos campos más desarrollados que otros. Por lo tanto, yo cambiaría la pregunta que nos hacíamos al principio sobre ¿Cómo se trabaja mejor haciendo periodos de descanso o sin ellos? por esta otra pregunta ¿Cómo puedo sentirme satisfecho en el trabajo sin abandonar otras áreas de mi vida?

    Un saludo y gracias Yago por compartir tu reflexión con nosotros!

    • Muy interesante tu punto de vista desde la psicología. Según lo veo yo, no es opuesto al mío sino más bien complementario, me explico: tú pones énfasis en que la desconexión aporta beneficios al individuo en el resto de sus facetas no laborales, y que éstas le llevan a sentirse pleno o realizado, mientras que yo me centro sólo en la productividad laboral. De aquí me surge otra pregunta que daría pie a un post completo (me lo anoto para el futuro), que es la siguiente: ¿un individuo realizado y equilibrado rinde más en el trabajo? Me parece que es una cuestión realmente compleja…
      Muchas gracias por el comentario tan razonado y bien explicado.
      Saludos

  2. Hola Yago:) Me pareció interesante tu punto de vista sobre la desconexion en el trabajo, yo por mi parte reconozco que he tenido un trabajo bastante estresante, que mantenia por presiones sociales quiza, y por temor a no encontrar otro trabajo mas en consonancia con mi persona, aunque estaba estresado siempre encontraba alguna manera de quitarme este estress, de varias maneras, como escribir un diario, dibujar, leer, etc., aunque no siempre funcionaba me quitaba lo peor. De todas maneras cuando terminaba mi jornada laboral desconectaba totalmente. Creo que los niveles de stress depende del trabajo que realice cada uno, hay trabajos mas estresantes y menos estresantes y tambien depende de la persona que realice ese trabajo, los hay extremadamente estresados que no aguantan cuatro asaltos y los hay que aguantan lo que le echen. Asi que estoy de acuerdo cuando dices que hay diferentes modos de superar el estress porque todos somos diferentes en cuanto a nuestra reaccion al superarlos. Te Mando Saludos

    • Buenas Manolo,

      Hay varias formas de enfrentarse a un trabajo. Puedes esforzarte durante el tiempo que te corresponde y por el que estás contratado. Esto es igual de respetable que llevarte el trabajo a casa o no desconectar en tus ratos libres.

      Lo que quería poner de relieve con mi artículo es que parece que en ciertos ámbitos está mal visto trabajar más horas o no desconectar y no tiene por qué ser así, siempre que no te influya negativamente en el resto de ámbitos de tu vida. Cada cuál tiene derecho a decidir como emplea su tiempo.

      Muchas gracias por tu comentario.

  3. Esta claro que algunas personas sufren donde otras disfrutan, decia una amiga a su ginecologo.

    Ahora, bien, que nos han vendido el trabajo como nuestra mejor arma para combtir la miseria, la baja autoestima o la candidatura al amor…??? nada mas lejos de la realidad.
    Cuando alguien puede permitirselo NO TRABAJA, (cuando veas a un millonario trabajando esta robando fijo), porque el concepto de trabajo, es vender tiempo por dinero, si tu tiempo es lo unico que posees, tienes que valorarlo por encima del dinero, porque no es una moneda justa, el tiempo, TU TIEMPO siempre valdra mas que todo el dinero del mundo, y cuando te das cuenta de eso, es justo cuando empiezas a elegir.
    Siempre se lia cuando hablamos de esto, pero, aunque es verdad que hay que sobrevivir, y esto esta montado asi, la verdad es que hay que emprender un largo reto y ser lo que tengas que ser y hscer lo que sea para procurar que te guste, solo asi tendras la sensacion de vivir plenamente Y de que el que hace lo que le gusta durante varias horas cada dia, no puede llamarlo TRABAJO, aunque se llame asi para entendernos. Es una suerte que pocos se pueden permitir.
    El tiempo y su ocupación es una eleccion personal, pero no podemos olvidar que seguramente, a la hora de morir, no diriamos eso de “¡¡¡Ay, si hubiera pasado mas tiempo en la oficina!!!”
    Es solo una reflexión.

    • Buenas Nieves,

      Es obvio que pensamos diferente. De hecho opino que muchos millonarios (la mayoría) trabajan. Por otro lado, cada uno tenemos un concepto distinto de trabajar, te pongo un ejemplo: ¿Picasso trabajaba? En mi opinión sí. ¿Cobraba por pintar? Claro. ¿Pintaría sin cobrar? Pues probablemente. Te pongo otro: ¿Messi jugaría al fútbol sin cobrar? Pues probablemente también. Hay gente que DISFRUTA trabajando, que su trabajo es también su afición. No es algo que consiga todo el mundo pero que sí que se puede dar. El trabajo no tiene por qué tener una connotación negativa.

      De todas formas muchas gracias por el comentario, siempre está bien comparar y contrastar opiniones, ya que ayudan a darnos cuenta y a descubrir puntos de vita diferentes

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>